Sony_vaio_estafa

Es sólo un consejo, claro. Hace un año y medio compré un Sony VAIO VGN-FE28B. Cuando uno se gasta 1.300 euros en un portátil con unas características que en cualquier otra marca supondría un ahorro de casi 500 euros, lo hace, entre otras cosas, pensando en un servicio postventa supuestamente muy bueno.

Hoy he comprobado que el servicio postventa de Sony VAIO es el peor de todos con los que he lidiado hasta ahora. Por eso, si te piensas gastar más dinero pensando que, al menos, si te pasa cualquier cosa te atenderán bien y rápido: NO LO HAGAS. Si estás pensando en comprarte un portátil y valoras la posibilidad de que sea un Sony VAIO, sigue leyendo:

Este es mi caso en concreto:

Ayer, de repente, la tecla ‘ñ’ dejó de funcionar. Reinicié, apagué, comprobé la configuración regional, la codificación de caracteres -al ser justamente esa letra…-, etc. La prueba definitiva de que se trataba de un fallo físico fue al enchufar otro teclado por el USB y ver que sí funcionaba.

Después de perder mucho tiempo navegando por la complicada web de asistencia de Sony VAIO, dí con un un número de teléfono. Inocente de mí, al no haber pasado dos años de la compra, llamé al nº de teléfono para equipos en garantía. Ahí, un ordenador me dijo al introducir el nº de serie que ya no lo está, que es sólo de un año: primera ilegalidad: en España la garantía de los productos electrónicos es de 2 años por ley.

Tuve que llamar a un 902 de 0,91 euros el minuto. Me atendió un hombre argentino desde Holanda. Me tuvo 12 minutos con musiquita y haciendo como que tecleaba algo. Al final, me dijo que apagase el ordenador, que entrase en la BIOS y que cambiase la fecha de la BIOS a dos días atrás, antes del problema. Le pregunté educadamente si esto tenía algún sentido y si no sería malo para el ordenador. Me contestó: “cállese y haga lo que le digo”. Lógicamente me sentí muy ofendido y le dije que me parecía muy fuerte su respuesta: me colgó tras 15 euros gastados en teléfono.

Volví a llamar, volví a explicar el caso. Su compañero me dijo lo mismo que él, le expliqué lo que me había pasado y me dijo que era culpa mía. Me tragué el orgullo y fui siguiendo sus indicaciones: necesito el ordenador para trabajar a diario. Al final, la única solución que me dio fue: “tendrá que restaurar todo el ordenador”. Es decir, hacer backup y formatear el disco duro. Todo, pese a que está demostrado que es un fallo físico. Le pregunté si podía ir a alguna tienda sony en Madrid y me dijo que no, que el servicio técnico es sólo desde Holanda.

Al final, perdí 30 euros de teléfono, me faltaron al respeto, me colgaron y me dieron como única solución formatear todo el disco duro por no venir a cambiarme la ‘ñ’de mi teclado. Todo esto, gracias a que un día pensé que pagar más por una marca prestigiosa como Sony era una buena inversión: No lo es. Que no te pase lo mismo. Piénsatelo dos veces.