Los piratas de la SGAE, no contentos con el privilegio de ser la mayor mafia legal de este país, están crecidos -o huyen hacia delante, vete a saber- y han demandado al diario ‘Público’.

Dicen que el rotativo que dirije Nacho Escolar “ha concentrado parte de su actividad informativa” en la SGAE. Que ha publicado “un sinfín de noticias, comentarios y opiniones, casi siempre en un tono negativo, sesgado y lesivo para los intereses que representa SGAE y con la clara intención de desacreditarla”. Pero claro, esta gente tonta no es, y saben que eso es indemandable (“Sr. Juez, que hablan de mí: ¡enciérreles!”). Por eso se han centrado en  los comentarios de los lectores a esas mismas noticias, que consideran “ofensivos”.

Es decir, pretenden callar la boca a la opinión ciudadana. Eso, o que Público pague los 30.000 euros que piden por lo mal que deben pasarlo cuando observan a la gente usar la libertad de expresión.

Yo no tengo dinero, pero sí les quiero hacer un regalito a los untuosos de la anacronía social y tecnológica, que habitan laboralmente en ese palacete modernista de Alonso Martinez y que se gastan lo que roban al ciudadano y al propio autor en más palacios faraónicos:

SGAE.jpg

Esta es la última viñeta del ‘Ortega y Pacheco’ de esta semana en El Jueves, del gran autor Pedro Vera.