Pues sí. Allá por mayo vi que la Universidad Europea de Madrid (UEM) convocaba, junto con la International Youth Foundation (IYF), los Premios Jóvenes Emprendedores Sociales, y rellené el formulario online. Hace unas tres semanas me llamaron de la UEM para comunicarme que el jurado me había seleccionado junto con otros nueve jóvenes menores de 30 años para este galardón, y os aseguro que fue una sorpresa.

Recogiendo el premio (Foto: Juan Luis Jaén, Madridiario.es)

Recogiendo el premio (Foto: Juan Luis Jaén, Madridiario.es)

Lo mejor de este premio es que incluye una breve formación en la propia UEM, cuya primera fase realizamos la pasada semana. Fue lo mejor porque me permitió pasar mucho tiempo con los otros compañeros galardonados, conocer sus proyectos -algunos realmente fantásticos- y hacer buenos amigos. El día de la entrega, el pasado viernes en el impresionante Caixa Fórum de Madrid, todos éramos una piña para arropar a Camila Forero, la compañera que obtuvo la mención especial del jurado por su proyecto Romihilo, una empresa de Inserción Socio Laboral de confección y la transformación textil que capacita profesionalmente al colectivo de mujeres gitanas para abrirles una vía al mercado de trabajo.

Camila fue la encargada de leer el discurso por parte de los premiados, texto que fue consensuado entre todos el día antes y en el que se agradece el premio y se reclama más visibilidad y, sobre todo, recursos para reforzar la actividad de los emprendedores sociales.

Los otros ocho compañeros/as fueron Esther Guerrero Algara, de Barcelona, por el Proyecto Puente al IES; Itziar de Antón y de Paz, de Zamora, por ‘Sonrisas para todos’, en favor de la salud oral para personas discapacitadas; Javier Pinto Sainz (un crack, oigan), madrileño, por Barha Party; Mercè Triay, por ‘Nibellanibestia.org‘ un servicio de atención telefónica y ‘online’ para prevenir los malos tratos de género desde la adolescencia; Sara Blasco, madrileña, por proyectos relacionados con los derechos humanos; María Caramés, asturiana, por ‘TBO más cerca’, un cómic elaborado con chavales de instituto y que es una delicia (tengo un ejemplar, una maravilla); Andrés González, por el Programa Columbia y Sandra Arias, asturiana, por ‘En el Patio a Cada Rato’, que propone debatir sobre cooperación y los objetivos del milenio a través de representaciones y performances en los patios de colegios e institutos.

Esta es la primera edición -con continuidad anual a partir de ahora- de estos premios en España, que la IYF viene celebrando desde hace algunos años en otros muchos países. El jurado de esta convocatoria pionera estuvo compuesto por Francisco Luzón, Consejero Director General del Grupo Santander; los periodistas Hernán Zin -tan buena gente como siempre :) gracias Hernán- y Nieves Herrero, María Calvo, directora general de Ashoka España; la Presidenta del Grupo Quirón, Pilar Muro; Jossep Gassó Espina, presidente dela Fundació Esplai y Miguel Carmelo, presidente de la UEM. Por cierto, de agradecer es la labor de Aarón Rodríguez, profesor de la UEM y coordinador de este premio, que nos ha ayudado un montón durante estos días :)