Seleccionar página

Ocurrió. La locura se ha desatado totalmente. Y si no, mira:

Al estilo Google: Tooooooooooodos. Todos quieren una invitación a Google Wave. Si ni siquiera sabes lo que es, estás “out”, como dirían (y quizá mejor para tí).

Y hasta en RTVE.es lo llevan en portada:

Captura de pantalla de la web de RTVE a las 20.50 de hoy viernes

Captura de pantalla de la web de RTVE a las 20.50 de hoy viernes

Aparte de las invitaciones que Google da directamente (y que puedes implorar aquí), cuando alguien te  invita a Google Wave recibes automáticamente 8 invitaciones para que las repartas entre quien quieras. Esto ha dado pie a un mercado negro, surgido casi de repente, que ríete tu de otros más asentados. Hasta se han creado comunidades online para dar y pedir (sobre todo lo segundo) invitaciones.

En los foros se hacen negocios: Yo te doy una invitación a tí a cambio de que de las 8 que recibirás me des 4: de esta forma, quien tiene 8 invitaciones puede lograr cuatro más por cada una de ellas (8×4=32). Si con las 32 hace lo mismo: 32×4=128, y después 512, y después 1.028, y así…

Y así, pues multimillonario. ¿Que no? En e-Bay ya se venden a 100 dólares. Si logras disponer de esas 1.028 (y lo podrías lograr muy rápidamente tal y como está la demanda), tendrías 102.800 dólares. ¿Podría pasar? ¿Crees que alguien pagaría por ellas? Mejor dicho: ¿Pagarías por ella? y mejor aún: ¿Cuánto?

Claro, esto da lugar también a todo tipo de tropelías, como montar sites donde se supone que metiendo tu mail te enviarán una invitación y luego te spamean hasta la muerte, o te obligan a tragar todo tipo de publicidad previa al formulario e incluso algunas te incitan a descargarte cosas al movil antes de dejarte siquiera poner el mail: huye de eso.

En fin, habrá que decirle a Moratinos que se vaya pitando para EEUU a hacerle ver al Premio Nobel de la Paz que eso, que ponga Paz, y que les diga a los chicos de Google que o que den invitaciones a todo el que se la pida o que lo abra ya aunque aún no hayan acabado de pintar los techos.

Es eso o que una viejecita que hasta ayer solo hacía ganchillo te saque una navaja en la calle para ver si tienes invitaciones al Google Wave.

PD: ¿Tienes una invitación para mí? ;)