Seleccionar página

Captura de pantalla del 'Patch' de Winchester

A día de hoy, uno aún se encuentra en multitud de ocasiones con frases recriminatorias del tipo: “El periodismo ciudadano no es periodismo” o “¿a que no existen los ‘cirujanos ciudadanos’?”. Mi visión sobre este controvertidísimo término (señal de la profunda huella que deja) la he explicado muchas veces, pero se resume en que ‘periodismo ciudadano’ es cuando el periodista profesional trabaja para el ciudadano, directamente. No cuando el ciudadano ‘cirujano’ se abre un blog o twittea una foto de su última operación.

Dicho esto, resulta que un nuevo medio que de la nada ha llegado al casi todo,  The Huffington Post, está reclutando a cientos de periodistas ciudadanos para cubrir las elecciones legislativas de EE.UU. el 2 de noviembre.  La editora de noticias sociales del medio, Rebecca Harrington, cree que “si los ciudadanos se involucran en la cobertura de los medios de comunicación, habrá un mayor control de los candidatos y se le dará más importancia a temas de interés local”.

Los medios deben crear contextos y herramientas para permitir a sus audiencias participar en la innovación socialPor otro lado, el gigante AOL, industria pesada (y por tanto se le presupone lenta y torpe, como nuestra Telefónica o ellos mismos cuando se casaron con Time Warner), está apostando fuerte por la generación distribuida de contenidos. Por un lado tienen Seed.com, una ‘plataforma’ (palabra-goma que quizá acabe borrando la palabra ‘medio’) donde cualquiera puede crear sus contenidos (periodísticos, divulgativos, formativos, etc.). Tu escribes, ellos verifican y publican en cualquiera de los sitios de la AOL network y tú cobras en función de ciertas variables.

Por otro lado, en paralelo, AOL lanza Patch.com, otra plataforma que alberga unos 100 medios locales y que aspira a llegar a los 500 en breve. Son diarios locales (este, por ejemplo, es el de Winchester -Massachussets-). Cada uno es dirigido por un periodista profesional que supervisa a un equipo de escritores-periodistas-ciudadanos autónomos que cubren desde sucesos en el barrio hasta exposiciones de arte. Para penetrar en las comunidades donde acaban de lanzar un ‘Patch’, se alían con la sociedad civil ya organizada en el territorio, ofreciéndoles espacios gratis de publicidad y una herramienta para publicar sus necesidades de voluntariado local. Así reflexiona el responsable del proyecto, Warren Webster: “Si construimos esta infraestructura ahora mientras se recupera la economía, la gente va a estar condicionada para utilizar Patch para emitir su mensaje de verdad”.

No soy ningún fan del torbellino Huffington, ni mucho menos de las formas, maneras, estrategias y visión de un gigante como AOL. No obstante, a estas alturas creo que ya es evidente lo que quería resaltar: grandes y pequeños, nuevos y viejos, ya están viendo que la gente quiere producir, reutilizar y compartir información; que al igual que las empresas y la administración, los medios deben crear contextos y herramientas para permitir a sus audiencias participar en la innovación social que debe ser el motor de cambio que este mundo necesita (urgentemente).

Otro cantar es el “cómo” lo hace cada uno de los actores en cada momento. Y eso es lo divertido de toda esta historia :)