En la economía digital sabemos que un SaaS es un software como servicio, es decir, un software que no instalamos en nuestra máquina sino que trabaja distribuidamente para miles de clientes al mismo tiempo desde servidores. Ejemplos de Saas son Flickr, Dropbox,  Basecamp o todos los servicios de Google Apps, incluído Gmail, quizá el primer SaaS masivo de la historia.

En los SaaS el cliente normalmente se suscribe a ese software-como-servicio, y por lo tanto es muy habitual que en el proceso de registro encontremos planes de precios o pricings como este:

Pricing table genérico de un SaaS

Normalmente estos planes suelen contar con una opción gratis que les permite captar usuarios/masa crítica a la que poco a poco tratan de convencer para que contraten otro plan de pago. Ese es el modelo de negocio.

Compara la tabla de arriba con la siguiente:

Ejemplo de JaaS, Journalism as a Service

Pricing table de InfoLibre

Se trata del pricing del recién estrenado medio de comunicación InfoLibre, dirigido por el ex director de Público Jesús Maraña y asociado al francés Mediapart.fr.

Como vemos, InfoLibre apuesta por ofrecer su producto en un modelo freemium con una escala lógica de precios en el que, en mi opinión, destacan tres ‘servicios’ o ‘productos’ que pueden actuar de gancho:

Los tres servicios del pricing de InfoLibre que más me han convencido

Mi intención inicial era simplemente registrarme gratis (primera columna), ya que últimamente no paran de surgir nuevos medios basados en “socios” y mi debilidad por este fenómeno hace que lleve acumuladas muchas suscripciones. No obstante, los dos primeros “servicios” señalados en la lista me animaron a decir: “bueno, son solo 6 euros al mes, vale la pena”. Y cuando llego al final, veo que por solo 2 euros más, tengo la revista en papel en el buzón de mi casa. No tengo nada en contra de los kioskeros, pero estoy acostumbrado a que no tengan el Mongolia, así que imaginad otras publicaciones más nuevas o a priori más minoritarias…

Total, al final, teniendo en cuenta que por suscripción anual pagas 75 euros (en lugar de los 12*8=96€), InfoLibre ha conseguido que “compre” su servicio más caro y el que sin duda más conviene a los editores (dinero por adelantado, tú dirás).

Las cifras ya acompañan

Todo esto ocurre en un tiempo clave para el periodismo, un momento en el que Eldiario.es (del que soy colaborador) acaba de anunciar por boca de su director que en el primer ejercicio del diario tenían previstas pérdidas de 80.000 € y que al final han sido de sólo 5.000 € gracias a las aportaciones de sus socios, más de 3.000, que han sido de 121.000 €, muy por encima de los 92.000 recaudados por la que hasta ahora era la fuente principal (por no decir absoluta) de los medios, la publicidad.

Botón de Eldiario.es para captar socios

¿Y qué tienen en común InfoLibre y Eldiario.es? Pues que ambos han nacido con la idea muy clara de quiénes son sus verdaderos “clientes”: los ciudadanos. Al abrirse a ellos como  organización, proponiéndoles ser “socios”, acudir  a reuniones, participar en debates con la redacción y ofrecerles servicios diferenciados, están haciendo lo que podríamos llamar JaaS, Journalism as a Service. Vamos, periodismo de servicio público, como siempre debería ser y haber sido.

Hay muchas fórmulas de hacer y desarrollar esto, y también muchas diferencias entre cómo lo hace InfoLibre y Eldiario.es, y también entre éstos y otros muchos ya rodando (Como Mongolia, JotDown, Yorokobu, Alternativas Económicas o Números Rojos) o en camino. Una de esas diferencias más importantes es la de qué entendemos por socio: ¿Un suscriptor? (infoLibre, AlterEco…) o un “apoyador” o backer (no paga por contenidos, sino por apoyar el modelo: Eldiario.es).

Estamos en pleno inicio del camino, este post es solo un esbozo, a ver si un día saco tiempo y profundizamos más en esto :)