Seleccionar página

Captura de pantalla de mi tema en Contributoria

Unas semanas atrás escribí sobre el nacimiento de Contributoria:

Contributoria es una plataforma de publicación para periodistas independientes, sostenida por su comunidad de miembros, a los que permite colaborar en todos los aspectos del proceso de creación de la noticia, incluyendo la financiación del trabajo periodístico, la edición y publicación.

Si no conoces Contributoria, te recomiendo echar un ojo aquí antes de seguir leyendo. El asunto es que, tal y como prometí al final de ese post, propuse un tema a la comunidad. Como también prometí, vuelvo para contar la experiencia, brevemente:

      1. Propuse mi tema en febrero, así que tras un mes de marzo para la producción, iría publicado para el número de abril, centrado en la libertad de expresión y que patrocinaba el International Press Institute. Propuse escribir sobre periodismo P2P, los condicionantes económicos de la producción periodística, la institucionalización de la industria periodística y posibles caminos para un futuro periodismo que lograra dejar atrás dichas rémoras. Ello en el marco del paisanaje mediático-político español, con su canon AEDE y todo. Me basé en parte en un artículo que ya publiqué en Eldiario.es, y del que cogí también el título: Pirate Journalism. Pedí por él 200 libras, que el sistema de Contributoria tradujo en 286 puntos necesarios para ser producido.
      2. La propuesta del tema eran unos tres o cuatro párrafos. Cualquier usuario registrado podía comentar la propuesta y darle puntos (cada usuario recibe 150 puntos no acumulables cada mes, y debe distribuirlos entre todas las propuestas que le gusten). Tuve un par de comentarios más o menos constructivos, que tuve más o menos en cuenta. No entiendo porque esa fase previa ya no está online, creo que debería quedar en el historial de la propia historia. Contributoria también apoya desde las redes:

 

      1. La propuesta llegó al final del plazo (final de febrero) con 330 puntos, 44 más de los necesarios, así que recibí un mail de Contributoria dándome luz verde para preparar el artículo, y me dieron acceso a un sistema aún muy muy “beta” (no es posible siquiera poner enlaces) para editar borradores que supuestamente serían comentados por mis “backers”. Hice cuatro borradores, no recibí ningún comentario y/o aportación a los mismos.
      2. Finalmente, el último borrador guardado, Contributoria lo publicó el 1 de abril, junto con el resto de historias. Por esas fechas me contactaron del Guardian Media Group para que enviara mi factura. De momento, aún no han pagado, ni dan mayor información sobre plazos, pero siendo quienes son realmente no me preocupa. (ACTUALIZACIÓN: Me escribe Matt McAlister, uno de los fundadores de Contributoria, para decirme que no recibieron mi factura. Se habrá traspapelado. Me asegura que para ellos es primordial que los periodistas reciban sus pagos de forma rápida. Le creo.) (ACTUALIZACIÓN 2: ya cobré :) Contributoria también aporta en la difusión una vez publicado:

Ha sido una experiencia muy interesante pero es obvio que el proyecto está aún en lo que es: un mínimo producto viable. Ni siquiera se pueden comentar las historias ya publicadas, como la mía, en la que fue imposible poner un mísero enlace. No alcanzo a entender qué problema técnico supone no ya poner un editor WYSIWYG, sino simplemente permitir código HTML básico. (ACTUALIZACIÓN: Matt McAlister me dice también que acaban de mejorar el editor, permitiendo ya enlaces, y que en breve incluirán también un editor WYSIWYG).

En cualquier caso, habiendo camino por recorrer, estoy seguro que lo andarán. Ya han anunciado que este proceso editorial distribuido mejorará cuando incorporen la edición colectiva de poeti.ca, con quienes han llegado a un acuerdo.

La madre del cordero, sin embargo, llegará sin duda cuando esos 150 puntos que nos regalan todos los meses a los usuarios registrados, tengamos que pagarlos. De momento, como ellos mismos explican, las 11.000 libras que han de cobrar en conjunto los periodistas que hemos sido respaldados, las pone el Guardian Media Group de su bolsillo.

Si cuando ese dinero tenga que venir de los bolsillos de la comunidad el proyecto sigue creciendo, habrá motivos para descorchar el cava.

¿Habrá que ponerlo en la nevera a enfriar? ¿Qué crees?

Relacionado: ‘Pirate Journalism‘, by Pau Llop at Contributoria.