Pau Llop

Producto digital: innovación, diseño y desarrollo de negocio.

Cuando la publicidad se viste de periodismo

Hoy en día, la principal preocupación que tienen los periodistas es conservar el puesto de trabajo (o buscarlo). Esta situación la están aprovechando las empresas editoras y los anunciantes para ejercer mayores presiones en los periodistas. Este artículo se publicó en el número 8 de los ‘Cuadernos de Comunicación Evoca’, dedicado a “Los riesgos del periodismo en tiempo de redes”.

Entrevista en ZapInternet

Hace unos días me contactó el periodista Manu López de Valentia Radio para entrevistarme en su sección Zapinternet. Hablamos de periodismo distribuido e independiente, de nuevos y viejos modelos y de cómo y hacia dónde está cambiando nuestra profesión en los últimos tiempos.

El periodismo no es opaco

La opacidad es algo inherente a las estructuras empresariales de manera proporcional a su tamaño, por lo que el problema del periodismo actual es su dependencia de ellas

Los medios se están tragando a los periodistas

Literalmente. El mismo día que dedica su portada a sangre al paro, el diario ABC anuncia -por otros medios, no en el suyo: vergüenza la justita– un ERE para depedir a 238 trabajadores, más de la mitad de una plantilla de 456 (ojo a qué medio enlazo).  Hace sólo unos días que cerraba el gratuito Metro, dejando en la calle a 83 personas. ADN.es cerró hace unas semanas en falso echando a la calle a 40 de los mejores profesionales del periodismo digital de nuestro país. La deuda y la caída de la publicidad derrumban a PRISA.  El Grupo Joly no renueva a sus trabajadores digitales. El gratuito Qué! tampoco se libraba del ERE. Localia también cerraba por los lamentables motivos que todos conocemos. El ERE ratificado en el Grupo ZETA se lleva por delante finalmente a 442 profesionales.  20 minutos no se libraba de despedir. Los medios públicos (propagandistas por imposición, en este caso) tampoco se libran: Telemadrid anuncia 80 despidos. Mientras, se esperan aún muchos más despidos, por ejemplo, en Unedisa, donde la horquilla aún baila entre 200 y 400 puestos de trabajo a destruir. Algunos estiman en más de 5.000 los periodistas que se quedarán sin trabajo durante este nefasto año. 4.000 ya lo perdieron en 2008. Y mientras los grandes grupos editores se fijan en Sarkozy y se van a La Moncloa a estir la chaqueta de Zapatero (y de su Majestad, si hace falta).

Mucho número negro que podemos ver en este mapa:

Mapa interactivo de Meipi donde se muestran todos los despidos, EREs, conflictos y huelgas en los medios españoles. He ampliado la ciudad de Madrid para que se vea en detalle el mayor número.

Mapa interactivo de Meipi donde se muestran todos los despidos, EREs, conflictos y huelgas en los medios españoles. He ampliado la ciudad de Madrid para que se vea en detalle el mayor número. Es recomendable consultarlo en su sitio original (y ya de paso conoces Meipi, una muy buena herramienta).

De esto se pueden hacer muchas lecturas. Algunas de ellas:

  • Es algo pasajero debido a la crisis económica que afecta a todos los sectores. No es culpa de nadie en concreto.
  • Es algo que se veía venir, pero que se solucionará aplicando algunos cambios en cómo funcionan los medios.
  • Es una crisis estructural que afecta a cómo se concibe la información (un negocio) y que está arrastrando a una profesión entera (el periodismo) hacia el pozo al que la conduce los que manejan dicho negocio por su equivocada visión.

Dice Juanlu en su último y certero post:

“Las empresas informativas son tiburones sin escrúpulos que juegan con ideologías, vocaciones e intereses (…) Pero hagamos lo que esté en nuestra mano para que la profesión pueda refundarse después de esta doble crisis. Con ellos o sin ellos. Probablemente sea una de las últimas oportunidades”.

No sé si estamos ante la última oportunidad, pero desde luego éstas no van a ser infinitas.  Cita también Juanlu una conversación en el blog de otro amigo, David Martos, en la que concluyen que la obligación del periodista, para sobrevivir a esta debacle, pasa simplemente por mostrar su utilidad a la sociedad, a fin de que ésta no nos cambie por un algoritmo.

¿Un trabajo para emprendedores sociales?

Hace unos días leía en The Huffington Post un artículo que me hizo reflexionar. Me lo pasó Kenny Klewett, de Ashoka España. Se titula “Como salvar a los periódicos” y es bastante revelador. En él se habla de un modelo de negocio híbrido (llamado L3C) a medio camino entre la financiación propia y la privada procedente de fundaciones. Se trata de encontrar editores dispuestos a poner el periodismo por delante (por delante de dividendos a final de año, se entiende). Entender el periodismo como una profesión social. Un trabajo para emprendedores sociales, financiados a través de fundaciones, programas de Responsabilidad Social Corporativa, programas públicos y por la propia sociedad.

Pero claro, para que eso sea posible es necesario que:

  1. El periodista logre convencer a la sociedad de su necesidad
  2. Los medios dejen de ser unidades de negocio que cotizan en bolsa, con inversores que nada les importa la profesión y cuyo trabajo (especular) es el que, en parte, ha alimentado al actual monstruo de la crisis.

¿Cómo evitar ser devorados?

Periodismo y derechos humanos. Periodismo ciudadano. Iniciativas globales. Redes sociales de ciudadanos interesados en temas o en ámbitos geográficos concretos. Herramientas. Apoyo a los emprendedores sociales. Dignidad. Ilusión. Valentía. Vocación. Ganas. Con esto creo que es suficiente para comenzar a buscar un camino viable para nuestra profesión de hoy en adelante.

Ya lo dijo el maestro polaco antes de Internet y de la crisis: los cínicos no valen para este oficio.

Empieza mal el año

Unos cierran buenos proyectos web para que no "se les acabe el papel" y otros le quitan el "color" al suyo

Unos cierran buenos proyectos web para que no "se les acabe el papel" y otros le quitan el "color" al suyo

Planeta mata un buen proyecto digital para alargar un poco la vida de un papel condenado, dejando en la calle a 40 profesionales de primer nivel

El bienio 2008-2009 se prevé negro para las aspiraciones laborales de los periodistas

Público cambia a Nacho Escolar por un hombre 100% PRISA: los lectores muestran su decepción

¿Qué está pasando en el panorama de los medios? Ya sea por la manida crisis o por la agonía de la actual estructura del cuarto poder, lo cierto es que asistimos -preocupados, hay que decirlo- a lo que tiene toda la pinta de ser una debacle. Y no lo hacemos como meros espectadores, por desgracia.

Los EREs mandan hoy en los medios. El del Grupo Zeta, uno de los más angustiosos, tiene en vilo no sólo a la redacción de El Periódico de Catalunya, sino a la de las múltiples cabeceras regionales del grupo. Y el sector de las revistas está aún peor: el viernes Hachette vendía otra revista y certificaba la salida de otros 24 profesionales que se sumaban a otros 35 que ya habían abandonado la cabecera.

“Todos los analistas coinciden en que el bienio 2008-2009 se saldará con la pérdida de al menos tres mil puestos de trabajo [de periodista]” (fuente)

Los 40 trabajadores de ADN.es también están en esa lista. Entre ellos hay profesionales de excepción, como Adriano Morán, Íñigo Urquía, Mathieu de Taillac (estos tres además buenos amigos), David Beriain, Marta Peirano, Antonio Martínez (Fogonazos), o Pedro de Alzaga.

Pese a sus más de 1.300.000 usuarios únicos, pese a hacer un muy buen periodismo, Planeta ha decidido que la web no puede seguir lastrando (económicamente) el papel dirigido por Albert Montagut. Un cortoplacismo típico de ejecutivo de MBA, aprensivo ante la crisis (¿cobarde?) y total desconocedor del producto que acaba de matar.

Actualización: confirmado, basta con leer esto.

Hacia El País de Mediapro

No es la única mala noticia de este inicio de año. Ayer supimos que Ignacio Escolar ha sido sustituido en su cargo como director del diario Público por Félix Monteira, hombre 100% made in PRISA, donde ha pasado sus últimas tres décadas (ha dirigido 5 Días y la edición gallega de El País). Hace unos días se conocían tambien los fichajes de Luís Matías y Clodovaldo Fernández, otros dos históricos de Miguel Yuste que estaba en la lista de próximos prejubilados por Cebrián.

Existen muchas lecturas sobre este movimiento de Jaume Roures. Que si el Gobierno necesita en estas horas de pánico económico y social (paro desbocado) un brazo mediático menos imprevisible y con la experiencia que da el haber servido en el eterno escudero. O que si simplemente, como bien dice Juan Varela,

“…el objetivo es consolidar el nuevo diario, acabar de posicionarlo políticamente el año que el Gobierno debe decidir si aprueba la TDT de pago, primer objetivo de Roures y su guerra del fútbol con Sogecable, y aprovechar para asestar un golpe duro a un El País con una redacción cada día más desencantada, una dirección desprestigiada internamente y una situación económica crítica por las deudas de Prisa”.

Sea como sea, sólo hay que ver qué opinan los verdaderos afectados por este cambio, los lectores:

El comentario más valorado esta mañana aparece al mismo nivel de lectura que la noticia y es bastante claro.

El comentario más valorado esta mañana aparece al mismo nivel de lectura que la noticia y es bastante claro.

El comentario completo termina: “Bienvenidos a El País 2”. Y sólo hay que echar un vistazo al resto de los comentarios más valorados (ya más de 240) para ver que los lectores de Público, un target tan escurridizo y que siempre se le resistió al resto de medios, están decepcionados. No es precisamente el sentimiento que tenían hasta hoy.

Tras la fallida aventura Ekaizer, Roures se empeña en construir con maderas nobles, pero viejas. Es imposible ahora juzgar la labor de Monteira al frente de Público, pero sí la de Nacho, que ha hecho historia por haber sido el primero en saltar con éxito la odiosa gerontocracia que mantiene secuestrado a este país desde los cargos directivos.

Termino con una insinuación que ya he leído en algunas listas y comentarios: ahora mismo está libre una plantilla completa de excelentes profesionales (jóvenes y con las ideas digitales claras) y un buen director (ídem).

Si realmente existieran en este país inversores o empresarios que quieran abrir brecha (y estar a la altura de proyectos con futuro como este) y que no pequen de los males del ejecutivo aprensivo y que sepan planificar a medio plazo, aprovecharían la oportunidad.

Ilustración: modificación de fotografía (CC) de Neil T

Encontrando el ‘norte’ del periodismo en el sur

Algunos inmigrantes llevan años en el norte de Marruecos esperando su oportunidad

Algunos inmigrantes llevan años en el norte de Marruecos esperando su oportunidad

Vuelvo a la actividad bloggeril después de tanto tiempo -por falta de ídem- impulsado por dar a conocer el último trabajo de un amigo que creo que merece realmente la pena.

Se trata del reportaje que ayer emitió la Cadena Ser en su programa Hora 25: ‘Tras la valla de Melilla’. Juan Luis Sánchez ha pasado de llevar con éxito el departamento de comunicación digital de la Expo de Zaragoza 2008 a moverse con gran profesionalidad por una de las fronteras más calientes del mundo, la que separa Europa de África.

‘Tras la valla de Melilla’ es una lección de periodismo. En estos tiempos de convulsión en la profesión, en que a menudo se pierde el norte, Juanlu y su compañero Sergi Cámara redescubren la esencia de la profesión en el sur. En el sur extremo de nuestro país, en el extremo -por duro, cruel e inhumano- mundo que se ha creado al otro lado de la valla de Melilla, donde la policía marroquí se encarga del trabajo sucio que el Gobierno español permite y… ¿agradece?

Escuchémoslo:

Foto: Juanlu, en su blog

Mamá periodista

X2EDtxEumFI

Esta periodista medio madre medio trabajadora social ha parido a una estrella del Youtube. Este joven australiano tuvo en jaque a un batallón de policías que intentaban terminar con una fiesta épica. Propongo que AR conecte en directo con botellones y guateques varios. Maxim con el cámara.

Vía Diario de un inconformista

El Imparcial, reír o llorar

elimparcial_portada.jpgSi fuera cierto aquello de que “que hablen de mí, aunque sea mal”, El Imparcial estaría de suerte. Pero me temo que no es así. Algunos de los calificativos que he ido recogiendo por ahí:

Jesús Gordillo (que hace uno de los mejores análisis): “Esto no es un periódico digital, tal y como era presentado. No son más que textos colocados en una página fea, mal construida y con bastantes fallos”.

Juan Varela: “Lo dicho, imparcial, imparcial, no es”

Ramón Salaverría: “Tecnologías de hoy al servicio de un periodismo del pasado. Por ese camino les será difícil reverdecer viejos éxitos, me temo”.

Diego Areso (QuintaTinta): “La versión web del diario resulta gráficamente indigente. Y la versión pdf… La versión pdf es infumable”

Etc, etc.

Por lo normal, suelo abstenerme de criticar un nuevo proyecto digital periodístico. Si me gusta lo analizo dando pros y contras. Si no me gusta, me callo: sé lo duro que es poner tu vida profesional y personal al servicio de un proyecto y lo duro que puede ser leer ciertas cosas. Cuando un proyecto es tan malo que no puedes más que hacer una crítica destructiva, me callo. Pero en esta ocasión, lo siento, no puedo. Si no lo digo, exploto: Elimparcial.es es una broma de mal gusto. El por qué lo detalla perfectamente análisis del producto como el de Jesús Gordillo, que suscribo al 100%.

Es una tomadura de pelo no sólo al habitante del único medio escogido por el Imparcial, los internautas. También es casi una vergüenza para la profesión periodística.

Como todos sabéis, Anson no es ningún mileurista. Quiero decir, los 2 millones de euros (Servimedia habla de 6) que se han invertido, ¿dónde están? ¿En cenas? Desde luego, no en desarrolladores ni técnicos, a los que captan con anuncios como este: donde ahora pone a ‘convenir’, ayer mismo -lo juro- ponía ‘entre 8.000 y 12.000 euros brutos anuales’. A jornada completa (que lo sigue poniendo).

El web en sí, para qué hablar. Entiendo que toda una vida dedicada al trapicheo de influencias, mezclando -ensuciando- su oficio con el de arribista del poder, le haya dado a Anson buenos contactos, esos que le permiten trufar su portada con la presencia de los tres entidades bancarias más importantes del país, flanqueando una cabecera decimonónica a la que en su absolutamente infumable escrito fundacional se glorifica en su historia, y donde, como avisa Salaverría, de más de 3.000 palabras ninguna de ellas es ‘Internet’.

No puedo esconder que una de las cosas que más me fastidia, y por mucho que sea “ley de vida” me fastidia igual. Hablo de que proyectos tan absurdos, innecesarios, mal hechos, sin el más mínimo interés por su audiencia, a la que se dirige y de la que pretende vivir y crecer, tengan el suficiente apoyo económico para hacerse realidad. O peor, cientos de miles, incluso millones de euros, para que se ‘deshagan’ realidad. Esto es un periódico deconstruido, como la tortilla de Ferran Adrià. Pero sabe malo.

Si fuese el responsable de Imagen Corporativa de Santander, BBVA, La Caixa o Telefónica, retiraría inmediatamente mi banner de ahí para que no relacionasen mi empresa con semejante cosa. Si hay que pagar tributo a Anson por lo que sea, que se lo den en un sobre. Yo le diría: “toma tu pasta, pero por favor, no pongas nuestro logo ehh.. em.. ‘ahí'”.

Ya se que es un brindis al sol, y muchos me llamarán ingenuo, y con razón, pero he de decirlo. Estas grandes empresas que hacen posible proyectos como este, ¿no se han planteado nunca que sería infinitamente mejor para ellos y la sociedad que les rodea apoyar los proyectos de jóvenes emprendedores? En España hay muchos proyectos maravillosos que esperan una décima parte de lo que ha derrochado ‘El Imparcial’ para hacer un producto no diez veces mejor, sino cien.
Y no hablo de Bottup, o no sólo de Bottup. Ahí está BdeBarna, Granadapeople.com, tertuliaandaluza.com, etc. Cualquiera de ellos, aunque les parezca increíble, sería (son ya) mejores sitios que ‘El Imparcial’.cagadaImparcial.jpg

No voy a reseñar los innumerables despropósitos técnicos y de diseño, que algunos llaman “fallos”, pero que yo creo que no son tales, sino, simplemente, un alarde de prepotencia que les hace pensar que lo único que importa es que nos llegue la letra divina de sus muy nobles -y rancias- plumas.

No hablaré de las tres columnas, el css de la risa, los coladores de seguridad que nos permiten -aún ahora, después de horas- ver un striptease demasiado calentito incluso para el real académico, faltas de ortografía tales como “servia” por “serbia” -en el periódico del real académico de la lengua, otra vez-, etc.

En cuanto a los contenidos en sí, sólo la primera noticia (con foto estilo portada de La Razón) es suficiente para saber qué tenemos delante nuestra. No merece la pena gastar ni una letra en calificar semejante barbaridad.

Un último apunte, que no puedo dejarme: la participación, el usuario. “¿El qué? Ah, el lector”. A Anson eso de ‘usuario’ le debe sonar mal, como si el lector ‘usara’ su periódico para otra cosa que no sea leer de cabo a rabo lo que dice el periodista-profeta desde su atalaya. Ni comentarios permite, señores. No hablemos ya de foros. ¡Es que ni encuestas tiene! Para mí, sólo con esto ya sería motivo de crítica.

En fin, que en su primer día de vida, ‘El Imparcial’ ha conseguido dos cosas: ahuyentar a los lectores por la vía del diseño y la usabilidad (esta gente, cuando hacía papel, ¿le hubiese dado lo mismo una rotativa moderna que una ‘vietnamita’?) y por la vía de la propia información. Simplemente, ‘El Imparcial’ nos dice: “Hola, somos un folleto propagandístico para gente mayor como nosotros, a la que le ponemos un PDF (peor maquetado aún) para que nos imprima y nos lea lejos de ese cacharro demoníaco con teclas. ¡Jóvenes, no se acerquen!”

Flaco favor a la memoria de sus antepasados hace la Fundación Ortega y Gasset, cuyo presidente, José Varela Ortega, nieto del célebre filósofo, es el editor de este engendro de parcialidad, mal gusto, atrasado, desechable y triste producto que es ‘El Imparcial’.

Por si ya no funciona el enlace, os dejo el pantallazo del striptease: el mejor contenido del periódico:

imparcial_strip.jpg

PD: Dos consejillos de un niñato: Reconvierta el periódico en un negocio de necrológicas (tiene futuro -menuda paradoja- si se hace bien) o gástense lo de seis o siete cenas o saraos de los suyos en contratar una consultora de nuevos medios. Bueno, o cierren, que también es una opción.

No seas un periodista frustrado

periodista_frustrado.jpgEl Colegio de Periodistas de Chile ha iniciado la campaña “No seas un periodista frustrado”. Los periodistas chilenos en ejercicio les dicen a los jóvenes que van a apuntarse a la carrera de periodismo y a sus familias aquello que todos nosotros hemos oído en similares momentos: “piénsatelo bien”. Y ofrecen cifras que la verdad es que sí dan para reflexionar:

“…a los dos años de titulados, un 20% de los periodistas están en paro(1 de cada 5). Del 80% que tiene trabajo, un 44% no trabaja como periodista, considerándose que la mayor parte de ellos se encuentran en categoría de subempleados de acuerdo con su calificación. De aquellos que trabajan en periodismo, un 86% no tiene un contrato indefinido con acceso a salud o previsión”.

El aviso del Colegio de Periodistas a los aspirantes a serlo no sólo se justifica con estas cifras: esta carrera, que en España te puede salir por unos 3.000 euros en la pública y sin beca, en Chile requiere una inversión de entre 6,5 y 18 millones de pesos chilenos, es decir, entre 10.000 y 30.000 euros.

Aquí puedes ver la campaña (en pps), que esta organización ha difundido en varios medios impresos, digitales y radiales de Chile. También piensan hacer campaña a la puerta de las universidades, a algunas de las cuales la campaña acusa de ser poco serias y de ofrecer plazas y no calidad, aprovechando la fuerte demanda.

La pregunta es clara: ¿haría falta en España una campaña similar? Y ya puestos, ¿no haría falta también el Colegio de Periodistas?

Gracias Julio.

Last updated by at .