Seleccionar página

Resultado de una de las encuestas conducidas a través de U-Report.

Esta imagen captura el resultado de una de las muchas encuestas que U-Report, un bot impulsado por Unicef, ha completado a través de Facebook Messenger. Actualmente 186.000 ‘U-Reporters’ de todo el mundo pueden recibir en cualquier momento una pregunta. Tan sencilla de responder como escribir un solo carácter (a, b, c…). Como vemos en esta encuesta en concreto, los resultados son el pitch de una historia interesante por contar.

U-Report es un bot en apariencia bastante limitado (muy lejos de ser un bot ‘talkative’, no tiene necesidad siquiera de utilizar sistemas de procesamiento natural de lenguaje o NLP), y muchos dirán -con toda la razón- que los resultados que arrojan sus encuestas no son científicos. Pese a ello se está revelando útil para definir los problemas de la infancia y la juventud en los países en vías de desarrollo. Desde abajo, de una forma muy ágil. Y ello es el primer paso para diseñar y aplicar políticas que los solucionen.

U-Report tiene comunidades específicas en 41 países

En un ejemplo especialmente sorprendente de cómo este bot ha tenido un gran impacto, se preguntó a los U-Reporters de Liberia, uno de los países más pobres del mundo, si creían que los maestros estaban obligando a los estudiantes a tener relaciones sexuales a cambio de mejores calificaciones.

¿El resultado? 13.000 personas respondieron en menos de 24 horas, y la gran mayoría (86%) dijo que esto sí estaba pasando en sus escuelas. Este resultado, obtenido a partir de este bot, acabó desembocando en un proyecto de colaboración entre UNICEF y el Ministro de Educación de Liberia para erradicar esta execrable práctica. 

Anonimato. Preguntas claras y muy sencillas de responder y un canal infalible. El impacto a veces se consigue más por saber poner el foco allí donde se debe que en buscar profundas innovaciones técnicas. Con este ejemplo de U-Report, Unicef conecta directamente y sin intermediario alguno con las verdaderas preocupaciones, anhelos y esperanzas de miles de niños y jóvenes víctimas de una desigualdad de la que no tienen ninguna responsabilidad. Y por ese canal fluye un tipo de información que difícilmente se puede obtener por otras vías, al menos con tanta claridad. Y esto posibilita a los gobiernos (falta que quieran, claro) diseñar mejores políticas para ellos, más rápidas, buscando resultados directos. Política ‘agilepropiciada por una interfaz conversacional.

La extrapolación de este ejemplo a otras realidades está al alcance de tu imaginación.

Posts y proyectos relacionados